Accesos rápidos


Publicidad


De la extravagante serie «‘El Jueves’ investiga: ¿Qué fue de...?»

Rappel: «Al final me quedé calvo del todo... ¡Pero eso lo había predicho yo hacía tiempo!»

Actualidad |

Rappel

Rafael Payá, alias Rappel, sigue igual que siempre: lleva gafas del revés y batines holgados, que no estilizan tanto su figura como le hacen parecer una mesilla con mantel largo. Eso sí, la línea del cabello, que en su época de gloria televisiva ya iba por la coronilla, ha seguido retrocediendo hasta darle al cráneo el aspecto de una bola de cristal, como la que utiliza para leer el futuro sobre (casualmente) una mesilla con mantel largo. En otras palabras, Rappel ya es idéntico a sus herramientas de trabajo. Es como cuando Maradona devino esférico, o cuando las top models se convierten en percheros.

Trabajo no le falta, según comprobamos al llegar a su piso en Madrid: «En tiempos de carestía, el trabajo de pitoniso es más agradecido que nunca: todos requieren mis servicios, y no hay augurio más fácil que “después de la tormenta, viene la calma”», bromea Rappel, que ya ha dado este mismo consejo a Pedro Solbes y a Ben Bernanke. «Les doy fechas distintas a todos, eso sí, para que no se note que citan la misma fuente».

Pero los últimos años no han sido un camino de rosas para Rappel: «Una vez me harté de que me preguntaran aquello de que, si tengo poderes, por qué no adivino el gordo de Navidad y me retiro. Me lo creí y pensé: ¿por qué no? Consulté la bola, pero lo veía borroso, así que para asegurar el tiro me gasté en lotería todo lo que había ganado en televisión en diez años. ¿Te lo puedes creer? Terminó en cuatro. El único que no tenía. Ni una perra. Nada. Estuve comiendo boletos sin premio hasta junio del año siguiente. Fue muy duro.» Nos lo creemos, y celebramos que la crisis haya venido a rescatarle de la pobreza. «Todo empieza a ir bien de nuevo», nos cuenta. «Este curro es más cómodo cuando las teles se llenan de economistas, tertulianos y listillos que hablan de la crisis y aciertan aún menos que yo.» Rappel está tan contento que incluso nos ofrece una predicción gratis: nos lee la mano y dice: «Hmm... Veo que a vosotros la crisis no os tratará tan bien. Lo siento.» Y nos da el portazo. Es la pega de un adivino solvente: que ya todo se la sopla.


4 comentarios

  1. Avatar

    marujona · 23/03/2009

    ¡No pasa nada!. Los adivinos, echadores de cartas, viodentes y demás, están para que les larguemos nuestras historias y no lo cuenten después por el vecindario o el lugar de trabajo. Te cobran menos que el psicólogo y no te miran desde lo alto del caballo, no te juzgan ¡ Y encima pretendemos que nos digan el futuro!

    VOTOS: 1 BUEN ROLLITO: +15

  2. Avatar Avatar

    Turriano. · 22/03/2009

    El dia que le robaron, tampoco lo adivinó. Como el del chiste: Llaman a la puerta de un adivino: -"TOC-TOC"- -"¿Quien eeeees?"- -"¡Juer!. ¡Pos vaya mierda de adivino!"-

    VOTOS: 2 BUEN ROLLITO: +20

  3. Avatar Avatar

    Chino Suke · 21/03/2009

    ¡Cualquiera acierta más que los economistas, listillos y tertulianos! . Hasta Rappel.

    VOTOS: 1 BUEN ROLLITO: +15

  4. Avatar

    Josep · 21/03/2009

    Rappel, que es un hombre muy culto, siempre ha sabido que no sabia nada. Otra cosa es la pasta... mientras se la den.

    VOTOS: 1 BUEN ROLLITO: +15

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Haz clic en tu sisterna

Publicidad

Haz clic en tu sisterna

Publicidad