Accesos rápidos


Publicidad


De la nasogástrica serie «‘El Jueves’ investiga: ¿Qué fue de...?»

Fred Savage: «Nadie quiere producir mi nueva serie, ‘Aquellos años de mierda’»

Actualidad |

Fred Savage

Fue una estrella precoz, un ídolo infantil, el hijo que incluso las monjas querrían tener, cuando encarnaba al joven Kevin Arnold en Aquellos maravillosos años, serie retrospectiva sobre la idílica transición de niño imberbe a gañán con mocasines. Junto a él vivimos (o revivimos) su primera victoria en un campo de fútbol, su primer beso, su primer baile, su última micción en la cama (hasta la fecha); todo narrado por la voz de un Kevin Arnold más maduro y más sabio, capaz de detectar un punto de inflexión en el silencio más insignificante. «Odio esa voz», nos cuenta Fred Savage. «Aún la oigo en mi cabeza, a veces. Como si un alter ego del futuro comentara mi presente. El otro día me estaba arrancando los pelos de la nariz y le oía contar: “con cada uno de esos pelos hirsutos sentía que una pequeña parte de mi memoria se iba por el desagüe”. En serio, oír voces ya me fastidia, pero que encima sean idiotas...»

«Después de la vida de Kevin, tuve que vivir la mía. [...] Mi primer beso me lo dio a traición una profesora enamorada de mi personaje, de cincuenta tacos»

La vida de Fred Savage no ha sido fácil. Además de la constante sombra de la demencia, que se manifiesta en el síntoma llamado «voz de narrador cargante», el éxito no le acompañó en su paso al otro lado de la cámara. Nos ha recibido en su modesto estudio de guionista sin suerte, en un suburbio de guionistas sin suerte a 10 millas de Hollywood. Más que un suburbio, de hecho, un barrio de caravanas. Escribe en un 386 y es tan pringao que se abrocha la camisa para sentarse ante el teclado. La serie que le catapultó a la fama se convirtió en un obstáculo aún no superado. «Como Kevin Arnold, tuve una vida apastelada y bucólica. El problema es que después de esa vida tuve que vivir la mía, y el contraste me hundió en la depresión. Por culpa de la liga de fútbol llevo dos clavos en la pierna derecha. El primer beso me lo dio a traición una profesora de la facultad, enamorada de mi personaje. Tenía cincuenta tacos. De mi primera vez, sólo recuerdo que desperté con unas bragas en la cabeza en una habitación del refugio para sin techos de la calle 121.»

Fred ha intentado denunciar el daño que la fama, la televisión y la maldita nostalgia causaron a su vida; lo ha proyectado en sus guiones; pero ningún productor muestra el más mínimo interés en rodar su piloto, «Aquellos años de mierda: una serie de desmitificación, creada por Fred Savage». Quizá es que necesitamos la maldita nostalgia. Una generación entera sacrificó la juventud de Fred para reconciliarse ellos con su adolescencia, una época que ahora les huele a labios de chica y ropa planchada, en vez de costo y pus. Al menos podríais pagarle una pensión, cabrones.

"Aquellos maravillosos años". Por cierto, NO: el gafotas de la izquierda no se convirtió luego en Marilyn Manson. Es una leyenda urbana.
"Aquellos maravillosos años". Por cierto, NO: el gafotas de la izquierda no se convirtió luego en Marilyn Manson. Es una leyenda urbana.


11 comentarios

  1. Avatar Avatar

    poquet · 18/07/2009

    Vaya pastelonazo de serie... lástima que no le produzcan "Aquellos años de mierda", igual si en lugar del amigo realmente saliera Marilyn Manson le daban una oportunidad... :-)

    VOTOS: 5 BUEN ROLLITO: +35

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Haz clic en tu sisterna

Publicidad

Haz clic en tu sisterna

Publicidad