Accesos rápidos


Publicidad


De la deontológica serie «El Jueves investiga: ¿Qué fue de...?»

Tony Kamo: «Cuando cuente tres, olvidarás esta conversación. Sobre todo, lo del centro de menores»

Actualidad |

Tony Kamo

Tony Kamo, mentalista y showman sevillano. Ganó popularidad en el programa de la Carrà en los 90, Hola Raffaella, y luego se desvaneció como la ensoñación de una víctima a la que el hipnotizador hace creer que es un jabalí. ¿Cambio de modas? ¿Exilio voluntario? ¿Quizá la prueba de que su número era un fraude de los que dan vergüenza ajena? Quién sabe. Pero oímos que su fama aún respiraba en Latinoamérica, donde las modas van rezagadas o el público es aún más tonto, una de dos, y partimos a buscarle. Le acorralamos en el camerino de un cabaret de Veracruz, México.

Entramos y estaba vacío. Sobre el respaldo de la silla descansa un esmoquin. En el tocador cuelgan recortes de prensa y anuncios de Tony Kamo: «hipnotiza, lee el futuro, cura los sabañones». Suena el teléfono. Al cabo de casi un minuto, respondemos, por compasión:

—¿Diga?

—Bienvenidos. Por favor, aléjense de mi baúl secreto.

—¿Señor Kamo? ¿Es usted?

—Sé que están en mi camerino. Les veo en mi mente. Son tres hombres.

—En realidad, la fotógrafa es mujer, pero es igual, la confunden mucho. Oiga, ¿dónde está?

—Alrededor de ustedes. Observándoles.

—¿Está en el armario?

—Mi cuerpo yace en trance lejos de aquí, pero mi mente se proyecta en el plano astral.

—¿Está usted llamando desde un móvil, dentro del armario? Si le estoy oyendo. Es más, me estoy oyendo a mí mismo por el teléfono.

—Lo que oye es la energía de mi voz en su mente, no un sonido físico.

—¿Puede salir del armario? Un momento, el esmoquin está aquí... ¿Está usted en calzoncillos ahí dentro?

—Er... ¡Cuando cuente tres, se dormirán todos profundamente! ¡Uno dos tres!

—...

«Bueno, en mi profesión, el miedo genera prejuicios. Mucha gente pareció intimidada por mis sesiones de reeducación de menores.»

—Están ustedes dormidos.

—No lo estamos.

—¡Lo estaban hace un momento!

—No.

—¿Por qué se han quedado en silencio entonces?

—No ha preguntado nada.

—Es igual. Cuando despierten, creerán que son escarabajos. Comerán detritus y se comunicarán a través de las antenas.

—No tenemos antenas.

—Menos la chica, que seguirá siendo humana. Pero ella sentirá un ardiente deseo sexual cada vez que vea a... er... un hombre rubio y en calzoncillos de Mickey Mouse.

—Le advertimos que nuestra fotógrafa sería capaz de atravesar la puerta de ese armario con el puño. Lo ha hecho otras veces.

—Cuando cuente tres, despertarán.

—¡Un momento, un momento! Antes de despertarnos, ¿puede responder una pequeña entrevista? ¿Qué ha sido de su vida estos años?

—Oh... Bueno, pues me dediqué a la aplicación práctica de la hipnosis. Desarrollé una técnica de hipnosis preoperatoria para sustituir la anestesia, grabé discos de autoayuda para aumentar la autoestima, dejar de fumar...

—Por cierto, le cojo un piti del paquete que tiene en la mesa, si me permite. Oiga, ¿y por qué su exilio al Nuevo Mundo?

—Bueno, en mi profesión, el miedo genera prejuicios. Mucha gente en España pareció intimidada por mis sesiones de reeducación de menores. Era un programa para rehabilitar a jóvenes descarriadas, pero... muchas de sus mentes no estaban predispuestas a la hipnosis... Algunas malinterpretaron mis intentos de control, puramente terapéuticos...

—Señor Kamo, Dios nos libre de juzgarle, pero... ¿Es posible que tras tantos años de pactar con sus cómplices del público su sumisión en el escenario, usted mismo se haya sugestionado la idea errónea de que puede controlar la mente de los demás?

—¡Eso es mentira! ¡Y ahora, cuando cuente tres, despertarán de un plácido sueño, olvidarán esta conversación, sobre todo la parte del centro de menores, y se habrán marchado de mi camerino! ¡Todos ustedes! ¡Arrastrándose como escarabajos! ¡Se habrán ido y esto nunca habrá ocurrido! ¡Nunca! ¡Uno! ¡Dos! ¡Tres!

Y tiene razón. Cuando Tony Kamo salió de su propio armario, con el móvil en la mano y sus calzoncillos de Mickey Mouse, en su camerino no había nadie, tal como él ordenó. Admírese el público de su autoridad y su enigmático poder.


16 comentarios

  1. Avatar Avatar

    serafinxdios · 24/01/2010

    Comentario oculto por no tener buen rollito, leer comentario

    VOTOS: 9 BUEN ROLLITO: -5

  2. Avatar

    jimi floyd · 24/01/2010

    carmencha...que estamos en el jueves, nos reímos de nosotros mismos. saludos a nuestros hermanos del otro lado del charco, os queremos!

    VOTOS: 7 BUEN ROLLITO: +15

  3. Avatar

    carmencha · 24/01/2010

    Comentario oculto por no tener buen rollito, leer comentario

    VOTOS: 16 BUEN ROLLITO: -30

  4. Avatar

    carmencha · 24/01/2010

    Comentario oculto por no tener buen rollito, leer comentario

    VOTOS: 21 BUEN ROLLITO: -65

  5. Avatar Avatar

    Bombita Rodriguez · 24/01/2010

    Pues me acabo de enterar que México queda en Sudamérica. Y yo creío que estaba en América Central.... A lo que iba... "Pobre mi México querido, tan lejos de dios y tan cerca de los EE.UU., y encima ahora con el Forni Kamo dentro"

    VOTOS: 4 BUEN ROLLITO: +20

  6. Avatar

    arscael · 24/01/2010

    Qué friks que sóis.... xDDDDDDDDDDD Muy gracioso el escrito, pero... ¿qué debe ser de este hombre en la actualidad? :-OOOO Ahora me ha entrado curiosidad... :-7

    VOTOS: 4 BUEN ROLLITO: +30

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Haz clic en tu sisterna

Publicidad

Haz clic en tu sisterna

Publicidad