Accesos rápidos


Publicidad


De la melancólica serie «El Jueves investiga: ¿Qué fue de...?»

Dolph Lundgren: «Mi próxima peli hablará de la náusea existencialista. Tortas, habrá pocas»

Actualidad |

Dolph Lundgren

Vino del frío (de la parte de Estolcolmo); medía 1,96 e interpretó a Ivan Drago en la cuarta entrega de Rocky. A partir de ahí, se consagró en el cine de patadas voladoras y coches que explotan, quizá con menos éxito que Stallone o Schwarzenegger y menor base fan que Van Damme y Seagal. Ahora anda desaparecido, quizá entregado a sus aficiones (la halterofilia y los aceites corporales) y apartado del mundo. Pero el mundo, en forma de estos tres reporteros dicharacheros, va a su encuentro.

Estamos en Suecia. Su agente en Hollywood nos redirigió a un representante más humilde en Halmstad; este, a su vez, nos envía al aún más frío condado de Gävleborg, donde Lundgren está en pleno rodaje... ¡Y esta vez como director! Le ponemos las cadenas al Saab y partimos dispuestos a ver una buena dosis de ásperos puñetazos y naves industriales en llamas.

Sorpresa: los exteriores seleccionados son los desolados acantilados de Nordanstig. Básicamente, rocas, hielo y escaso material inflamable. La actriz principal, una sueca elongada y extraplana cuyos iris acerados congelarían al más escandinavófilo López Vázquez, no daría mucho de sí en una pelea. Ni el argumento de la peli parece favorecer la violencia: en seis horas no se ha filmado más que a la chica llorando frente al mar y una flor helada cayendo sobre un espejo en la nieve, ambos haciéndose añicos. Dolph Lundgren, sin embargo, nos hace notar que «estamos filmando el colapso del mundo bajo el peso de su realidad, según Kierkegaard. Difícilmente podemos ponernos más violentos que eso».

«Dije a los productores de Hollywood que quería explorar otros temas: el amor egoísta, el solipsismo, el caos subyacente. Me dijeron que muy bien, que mucha suerte, y que saliera de su despacho y de su continente en el acto.»

Este es el tipo de películas en las que Dolph Lundgren trabaja desde los años de Johnny Mnemonic. «Las pelis de acción eran divertidas, pero su argumento maniqueo de Bien y Mal no bastaba para consolar la angustia que siente cualquier humano con medio cerebro. O no a mí, por lo menos», nos explica en su caravana, mientras tomamos una manzanilla. «Dije a los productores de Hollywood que quería explorar otros temas: el amor egoísta, el solipsismo, el caos subyacente. Me dijeron que les parecía muy bien, que mucha suerte, pero que saliera de su despacho y de su continente antes de que se les agriaran las palomitas.» No es que Lundgren haya estado desaparecido desde entonces: podíamos cazarlo en cualquier festival de cine europeo. Pero claro, nosotros antes visitaríamos el infierno que la alfombra roja de La Berlinale.

Mientras, el director hace progresos: «Creo que en esta película (título provisional: El alma escarchada) estoy a punto de detectar la raíz misma de mi miedo al ser y al no ser, el fantasma que no me deja dormir.»

«Y cuando lo haya encontrado, ¿qué?»

«No sé. Le daré dos hostias, supongo», bromea Dolph.

Dolph Lundgren


12 comentarios

  1. Avatar Avatar

    Chino Suke · 06/06/2010

    Que le llame a Almodovar. Podrían hacer un truño muy bueno.

    VOTOS: 6 BUEN ROLLITO: +10

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Haz clic en tu sisterna

Publicidad

Haz clic en tu sisterna

Publicidad