Accesos rápidos


Publicidad


  • Deshechos históricos
  • 24 horas con...
  • ¡Manda güevos!
  • Custodia Compartida
  • Horario de oficina
  • Gran Circo Mundial
  • Ángel Sefija
  • Martínez el facha
  • Seguridasosiá
  • Federik Freak
  • Pablo Arkada

Santi Orue

Vitoria-Gasteiz, 1964

Santi Orue (Vitoría-Gasteiz 1964). Llevo dibujando "chistes" una porrada de años, en una revistica que tenemos en el País Vasco llamada TMEO. Hace diez años que "El Jueves" cuenta con mis servicios, haciendo cosas de actualidad para la revista y diáriamente en la web dando un punto gamberro a las noticias diarías con fotomontajes. He trabajado en otras revisticas, como "el Víbora" y durante una año hice chistes deportivos diarios para el periódico Público. También he escrito solo y en compañía dos obras de teatrillo humor ("Se empieza por los porros" y "Hablar es de Bobos"), un libro de consejos muy prácticos junto a Ata y Mauro Entrialgo ("Como convertirse en un hijo de puta") y tengo cuatro albumcitos publicados. Además me he comprado un perro que se llama "Forjas" y doy largos paseos con él, al estilo de Marisol cuando se retiró del mundo del espectáculo. Qué bonito.

Mis historietas preferidas

  • inmortalidad
  • benedicto
  • cayucos
  • sexshop
  • politicos
  • drogatelefono

Curiosidades

Año de creación: 2001

Primera aparición: El Jueves, nº 1243

Anécdota: Yendo para Barcelona, al Saló De Cómic de Barcelona para cenar con los compañeros de El Jueves, cogí el tren en la estación de Vitoria, un tren que venía de Galicia creo. Me senté al lado de una señora un tanto excéntrica, que parecía un poco impresionada por pasar por el País Vasco. Como vio que me montaba en Vitoria me empezó a hablar de Euskadi un tanto atemorizada e interesada por la situación política y social. Yo que soy bastante parco decidí no darle "bola" y marcharme al bar dejando mi mochila en el asiento. Cual fue mi sorpresa cuando llegué que todo el vagón me miraba con cara rara. Me había cambiado de sitio para evitarla (los locos me dan mucho miedo) y un tipo que estaba a mi lado me dice que la señora había llamado a seguridad porque yo había puesto una bomba en el vagón y me había marchado (al parecer vio que de la mochila salían unos cables, que no eran otra cosa que de la radio que siempre llevo a todos los lados). Me levanté de mala hostia y dirigiéndome al vagón desocupé la mochila diciendo" veis, aquí no hay ninguna bomba sólo unos bocatas de tortilla de jamón, joder, yo no soy un terrorista, soy un dibujante que va al Saló de Cómic de Barcelona". Ni que decir tiene que el resto del viaje lo pasé en el bar.

Haz clic en tu sistema
Haz clic en tu sistema

Publicidad