Accesos rápidos


Publicidad


TOTXOcanalla

El beso de Iker

¡Tú eres el redactor! |

iker besón

Aquél martes 7, beato Legundio el Desdichado, patrono de ovejas descarriadas y garbanzos negros, nosotros tres, el Goyo, DonWen y yo, sabíamos que no podíamos retrasar ni un día más conocer el resultado de nuestras pesquisas. Para evitar cualquier tipo de interrupción en el visionado de la grabación investigativa, habíamos trasladado todo el equipo cibernético al cuartito de los trastos e, incluso, habíamos insonorizado el cubículo utilizando un montón de cajas de huevos que habíamos conseguido a buen precio en la frutería del barrio.
El DonWen, con buen criterio, consideró que acaso nuestro tradicional brindis de cava con polvorones podía ser el causante de tanto desvarío, así que, si estábamos de acuerdo, propuso posponer el brindis hasta el momento final de nuestra caza. De acuerdo con la propuesta, el Goyo y yo nos abrazamos a DonWen y, muy emocionados, nos limitamos a cantar por lo bajinis la de “Supercalifragilístico” con el único objeto de relajar nuestros músculos y despejar nuestras mentes de cara a las próximas emociones.
DonWen puso en marcha la grabadora y la imagen se reanudó en el momento en el que el malhechor estaba hurgando con suma habilidad en el cajón de la mesa. Posiblemente, las enormes descargas de adrenalina que debía estar sufriendo el truhán, le causaron lo que a todas luces parecía una lipotimia cognoscitiva. El muy criminal, intentando sofocar su desfallecimiento delictivo, se apoyó en la mesa y, suspirando profundamente, se sentó abatido en la butaca presidencial.
Un brutal “!!Su puta madre!!”, resonó en el despacho. Ninguno de los tres pudo evitar una sonora carcajada y el grito de “Ochichornia” brotó espontáneamente de nuestras gargantas. El muy canalla había caído nuevamente en una de nuestras añagazas, posiblemente la más burda y conocida. Con sumo cuidado, el Goyo había colocado cientos de chinchetas en todas las sillas del despacho y, todo hay que reconocerlo, con unos resultados certeros y espectaculares. Bien por el Goyo.
El tunante de pacotilla, intentando eliminar las dolorosas saetas de su organismo, se quitó los pantalones dejando al descubierto su ropa interior inculpatoria. “!!Es varón!!” bramó DonWen, “!!Varón y caucasiano. A las pruebas me remito!!” Y, aparentemente al menos, razón no le faltaba. Su ropa interior aparecía abultada con claros y evidentes síntomas de que, o bien iba armado y guardaba en un sitio tan inverosímil el pistolón, o bien era varón y bien dotado, todo sea dicho.
Mas el Goyo, todo lucidez e intuición en los momentos más traumáticos, alzó su mano e interrumpió a nuestro líder. “!!Contrólese su eminencia y observe. Bien es cierto que existe una protuberancia inguinal acusatoria, pero no es excluyente, al menos a mi parecer. Como bien es sabido, hay mujeres cuyas hemorragias exceden con mucho los límites de lo razonable y, en evitación de inundaciones y otros daños colaterales, intentan evitar el reflujo sanguíneo con todo tipo de artimañas, algunas, sinceramente, bastante chapuzas y prominentes, la verdad sea dicha!!”
El DonWen, después de sacudir dos camotazos al bueno del Goyo, ya más calmado, tuvo que reconocer la razón de sus palabras. “!!Y ahora qué hacemos?” preguntó mohíno. Mientras tanto, el Goyo se había acercado lo más posible a la pantalla y la estaba examinando detenidamente con su lupa de explorador. Ayudándose con una regla, procedía con minuciosidad a realizar complicadas mediciones que, concentrado, anotaba en su cuadernillo detectivesco.
“!!Varón. Sin duda alguna.!!” Comentó exultante. “!!Mediciones profundas de la longitud capilar en las ingles, deducen por sí mismas que, o bien es un varón con todas las de la ley, o bien es una doncella descuidada y guarrindonga a la que le gustan más los matojos que los desbrojos. Y de esas, señores, no tenemos en la redacción!!”
En pleno éxtasis por el descubrimiento, apareció la Puri que, en un aparte, se puso a cuchichear con su marido dando grandes aspavientos. DonWen se volvió raudo hacia nosotros y nos ordenó sucinto “!!Partid a la carrera a Palacio. Se han producido hechos lamentables que, de ser ciertos, pueden dañar seriamente nuestra imagen exterior. Tratar el tema con la máxima discreción, canallas!!”
En palacio, la gente aparecía cabizbaja y deprimida. Nadie nos daba razón y, desesperados andábamos cuando vimos pasar a la reina con un mosqueo de la leche. “!!Juanito, ésta no te la perdono. Quiero el divorcio!!” gritaba y, persiguiéndola, el rey, trataba de consolarla “!!Un ósculo de amistad, mi reina, sólo ha sido eso!!”
Los dos desaparecieron por las dependencias privadas. Todo el mundo se quedó mudo y contrito. Tristes.
Nosotros, aprovechamos para pirarnos.
Total, no nos iba nada en el empeño.
Jesús, cuánto daño está haciendo tele5.

 


2 comentarios

  1. Avatar Avatar

    EL CURA DE TU PUEBLO · 17/07/2010

    ¡¡VENGA, SALIENDO DEL ARMARIO A LA DE YA, NI BARBARA REY NI SOFÍA!!

    VOTOS: 0 BUEN ROLLITO: +10

  2. Avatar Avatar

    Jorgeleitor · 16/07/2010

    Bueno la Reina se coló en los vestuarios y pillo a Pujol (casi) en pelotas....

    VOTOS: 1 BUEN ROLLITO: +15

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Haz clic en tu sisterna

Publicidad

Haz clic en tu sisterna

Publicidad