Accesos rápidos


Publicidad


Esta semana, en «El Jueves»

Ricos en la tele

Revista El Jueves |

El Jueves 1739

Esta afición a la docurrealidad que le ha cogido a la televisión en estos sus últimos estertores no encuentra término medio. O envían a sus reporteros a los últimos suburbios para conocer a auténticos parias cargados de deudas y adicciones caras en hogares desestructurados (metafórica y arquitectónicamente), llenos de goteras, hijos con sarna y enormes pantallas de plasma «caídas» de algún camión, o se van al otro extremo y nos presentan a esnobs de clase troposférica tan alejados del mundo terrenal que sus preocupaciones (encontrar un buen pedicuro para su caniche o la masificación de Bora-bora) dan risa al principio y ganas de llorar después. O blanco o negro. Lo importante es que el entrevistado no haya leído un libro en 10 años y que, por pobre o por rico, por delincuente o por haragán, despierte en el espectador las ganas de gritarle a la tele: «¡Búscate un trabajo, cenutrio!» A lo que la tele debería responderle: «Búscatelo tú, que estás viendo las vidas de estos miserables.»

Cuando la pantalla (no de plasma, por cierto) nos hubo dicho esto, corrimos a apagar la tele y nos pusimos a trabajar en el número de esta semana. Pedro Vera viviseccionó los programas de gente rica; Guille identificó y aisló el gen del pijerío; y además, Ata analizó la degradación de santo a demonio de Jesús Neira... Y John Tones & Bustos, que sólo usan la tele para jugar con su antigua NES, aprovecharon para bajarles los humos a los videojuegos modernos. Todo esto, más barato que una papela de crack o un Louis Vuitton, este miércoles en El Jueves.

 


51 comentarios

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Haz clic en tu sisterna

Publicidad

Haz clic en tu sisterna

Publicidad