Accesos rápidos


Publicidad


El Rey asegura que «es falso que mis primas estén imputadas, las vi hace poco y tienen todas las extremidades»

Una divertida confusión deja al monarca en ridículo ante la prensa

¡Manda güevos! por Modgi |

rey bobo

La Marca España se devalúa de nuevo. Esta vez gracias al Rey Juan Carlos. El monarca asistía a la presentación del nuevo modelo de tanque del Ejército Español, El “Elephant Killah I”, bautizado así en honor al propio monarca, cuando saltó la noticia. La Audiencia Nacional había imputado a María Margarita Borbón Dos Sicilias Lubomiska, su hermana María Inmaculada, y la hija de ésta, todas ellas primas de Don Juan Carlos. Al ser interrogado acerca de ello por la prensa, El Rey replicó que «es falso que estén imputadas, las vi hace poco y conservan todas las extremidades».

Cuando uno de los periodistas le aclaró que se refería a que sus primas declararían ante un Tribunal, Don Juan Carlos enmudeció. Restó unos segundos en silencio, tomó aire y admitió: «Vaya, me he quedado paralizado. Como Marichalar, pero con las dos mitades del cuerpo».

Ésta no es la primera confusión pública que experimenta Don Juan Carlos. En la retina de muchos españoles quedará grabado a fuego el dislate cometido en la entrega del Premio Cervantes de Literatura. El Rey fue el encargado de inaugurar la velada. Lo hizo reivindicando la que definió como «una de las obras cumbre de la literatura española: El Lazarillo de Tormes». Con el objetivo de poner el broche de oro a su discurso, el monarca aprovechó para declararse «fan del autor», del que aseguró tener «todos sus libros». Cuando, ante el rubor de la sala, un académico le hizo notar que el autor es anónimo, Don Juan Carlos replicó con un «me da igual que padezca una enfermedad en el ano, eso no quita que sea buen escritor».

Tal vez la confusión más memorable sea la que tuvo lugar ante un equipo médico, en la misma Zarzuela. Para comprobar el CI de su hija, un conjunto de investigadores realizó a la Infanta Elena diversos test de inteligencia. En ellos, Doña Elena compitió, respectivamente, contra un niño de 6 años, un chimpancé de Jaén y un espejo. Perdió en todos los enfrentamientos. Tras comprobar los resultados, los médicos comunicaron al Rey que su hija era «especial». Sorprendido, el monarca aseguró que «para mí todas mis hijas son especiales. Lo que sí es cierto es que Elena es un poco subnormal».

A estas imputaciones hay que sumar las del hermano de la Ministra de Trabajo, Fátima Báñez, la de Urdangarín, la posible imputación de la infanta Cristina, así como las de tantos otros políticos, banqueros y altos funcionarios del Estado que trabajan día a día para situar a España en la vanguardia de los recortes sociales.


21 comentarios

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Haz clic en tu sisterna

Publicidad

Haz clic en tu sisterna

Publicidad