Accesos rápidos


Publicidad


La banda de Bárcenas, Blesa y Díaz Ferrán se pelea con la 'Mara Salvatrucha' por el control de Soto del Real

Previamente se enfrentaron a la banda de los judíos para hacerse con la tesorería de la cárcel

¡Manda güevos! por Modgi |

barcenas history x

En la calle, uno puede elegir ser un hombre de bien o un delincuente, pero para sobrevivir en la cárcel debes aprender a convertirte en un criminal. Bárcenas y sus compinches han aprendido bien la lección.

El que fuera tesorero del PP se ha integrado rápidamente a la dinámica carcelaria de Soto del Real. Junto con los dos expresidentes, Miguel Blesa, de Caja Madrid, y Gerardo Díaz Ferrán, de la CEOE, ha formado una peligrosa banda que tiene atemorizada a toda la prisión. Poco a poco, Luis ‘el cabrón’ y sus secuaces se han hecho con el control de la cárcel. Primero fueron los neonazis, luego los contables judíos y, finalmente, la temible Mara Salvatrucha. Así nos relata el propio Bárcenas cómo han logrado convertirse en los amos de Soto del Real:

«Lo primero que hay que conseguir en la cárcel es respeto. El primer día tienes que salir al patio, enterarte de quién es el líder y darle una azotaina inolvidable delante del resto de presos. Así fue como acabamos dándole una paliza al alcaide».

La banda de Luis es conocida por los internos como “los cabrones”. Miguel Blesa nos cuenta hasta qué punto movían los hilos de la cárcel hasta que la policía intervino:

«Controlábamos toda la red. Producción, distribución... Si alguien quería algo, tenía que acudir a nosotros. ¿Me sigues? Éramos los conseguidores. Una vez un tipo vino y nos dijo: "Necesito dos cartones de tabaco, diez gramos de cocaína y un pack de yogures de coco". ¿Sabes qué hicimos? Le conseguimos el tabaco, la cocaína y le dimos una paliza. ¡Por degenerado! Porque así es como tratamos en la cárcel a los degenerados. Yogur de coco… Esa fue la segunda vez que pegamos al alcaide

Tal vez el más inofensivo de ‘los cabrones’ sea Díaz Ferrán. El antiguo mandamás de los empresarios españoles trabaja ahora en la biblioteca. Mientras hace chirriar las ruedas de un viejo carrito repleto de libros a lo largo del pasillo de la cárcel, nos abre su corazón:

«Solía tocar la armónica. Todas las noches… ya no [llora]. Lo peor de todo es la esperanza. La esperanza puede volver a un hombre loco. Por ejemplo, ¿ves a aquel tipo con un zapato de cada color, un matasuegras en la oreja y un embudo en la cabeza? Es el alcaide. Está así desde que le dimos la séptima paliza.»

Mientras nos alejamos, desde la ventana del despacho del alcaide nos llega el sonido de un viejo tocadiscos. La música suena cada vez más y más fuerte, enterrando los gritos del personal de seguridad que advierten con vehemencia: "¡Luis, apaga eso!". Abajo, en el patio, los presos sonríen. Reconocemos rápidamente la canción, un clásico de los que no se olvidan, un aria majestuosa: el himno del PP.


5 comentarios

  1. Avatar

    Joel Che Sidorenco · 23/08/2013

    AJAJJAJJJAJAJAJAJAJJAA

    VOTOS: 0 BUEN ROLLITO: +10

  2. Avatar Avatar

    Mediabomber · 07/07/2013

    ¿Y por qué no pidieron apoyo logístico a los Dominican Don't Pay o los Latin King?

    VOTOS: 1 BUEN ROLLITO: +15

  3. Avatar

    milespesoun@ · 03/07/2013

    Como de costumbre, la ficcion se ha visto ampliamente superada por la realidad.

    VOTOS: 1 BUEN ROLLITO: +5

  4. Avatar Avatar

    LIBERTO LARRINAGA CARABANCHEL · 02/07/2013

    Comentario oculto por no tener buen rollito, leer comentario

    VOTOS: 4 BUEN ROLLITO: -10

  5. Avatar

    POR AQUÍ SE VA A PARÍS · 02/07/2013

    Comentario oculto por no tener buen rollito, leer comentario

    VOTOS: 5 BUEN ROLLITO: -5

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Haz clic en tu sisterna

Publicidad

Haz clic en tu sisterna

Publicidad