Accesos rápidos


Publicidad


¿Quieres ganar las elecciones de tu pueblo? Pues esto es justamente lo que NO debes hacer

Te explicamos las cuatro técnicas más rancias que los candidatos municipales siguen para ganar las elecciones

Actualidad por Joan Lerroux |

jesus gil

Besar a un niño. ¿En qué oscuro rincón del alma humana nació esa sensación de confort y seguridad que sienten algunos de nuestros congéneres cuando ven a un político besar a un niño? Yo cuando veo a un adulto aproximarse tanto a un menor con el que no le une ninguna relación de parentesco lo que siento son ganas de llamar a la policía y escribir una carta al director del ABC para pedir la castración química del sujeto en cuestión.

Los eslóganes. Costumbre muy erradicable especialmente en las elecciones municipales. Si en las generales ya salen aberraciones como PDR SNCHZ, aún teniendo trabajando en ellos los mejores equipos de publicistas con un abastecimiento inagotable de cocaína, imaginad qué puede suceder cuando para inventar un eslógan para el candidato de Bembézar del Caudillo solo tienes a tu cuñado el graciosillo y un plato de ganchitos.

Los carteles. Podríamos repetir palabra por palabra lo dicho en el parágrafo anterior. En las elecciones generales nos encontramos con carteles como el de Zapatero, alguien incapaz de comer una lechuga para no hacerla sufrir, con una sonrisa de asesino en serie de Wisconsin que no puede arreglarla ni el Gandalf del Photoshop. ¿Y qué pasa cuando entregamos la responsabilidad de arreglar la cara del futuro alcalde a un paleto que podría lesionarse los cinco dedos de una mano usando el Paint del Windows? Pues que tenemos carteles con candidatos que parecen salidos de La Matanza de Texas. Y suerte que, en teoría, en las elecciones municipales se vota a la persona y no al partido. Suerte.

La visita al mercado. ¿Hasta cuándo se va a repetir esta farsa? No hay nada más “de pueblo” ni tan “cercano” que dejarse ver comprando fruta en el mercado municipal, aunque te presentes por alcalde en una ciudad de medio millón de habitantes. Vamos, no jodamos. La última vez que un político se acercó a un mercado aún se pagaban las patatas con sextercios. O peor aún: se intercambiaban por esclavos. Aunque esto aún valdría la pena verlo. Porque no hay nada que ilustre mejor la democracia actual que el tráfico con humanos.

 


5 comentarios

  1. Avatar Avatar

    guanabacoa · 12/05/2015

    Ganar las elecciones, muy sencillo; discurso xenófobo, eso de limpiar las calles gusta la ignorantes y pardillos, (no recuerdan lo de la calle es mia)

    VOTOS: 0 BUEN ROLLITO: +10

  2. Avatar Avatar

    EL CURA DE TU PUEBLO · 12/05/2015

    Si vas diciendo que te mola robar, y que eres corrupto y fascista, en Valencia y Marbella triunfas.

    VOTOS: 1 BUEN ROLLITO: +15

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Haz clic en tu sisterna

Publicidad

Haz clic en tu sisterna

Publicidad