Accesos rápidos


Publicidad


Desarrollan una vacuna contra la corrupción y los políticos españoles se niegan a ponérsela

«Habrá que esperar 30 años, por lo menos, para que se conozcan bien todos sus efectos secundarios», ha dicho uno. «O sea, que nos dé tiempo a retirarnos de la política, je, je», ha explicado otro

¡Manda güevos! por J. Becario |

vaccine

Un grupo de investigadores de una universidad estadounidense de Carolina del Centro-Centro, ha desarrollado una vacuna contra la corrupción. Me han explicado por teléfono el mecanismo de la misma, y, aunque he tomado nota, no sé si voy a ser capaz de explicarlo bien. Allá voy: la vacuna actúa sobre una proteína de una biomolécula neuronal, o sea, un neurotransmisor... (¿o lo de la proteína era al final?), y este neurotransmisor se encarga de agarrotar los músculos de los brazos y las manos, en cuanto el paciente vacunado, estamos pensando en un político, ve cerca una partida de dinero público e intenta meter la mano en la caja. Y diréis, “¿y si el político, espabilao él, aprende a robar dinero con el pie?”. Bueno, pues tampoco le sirve de nada, porque los músculos de las piernas y los pies también se le bloquean.

¿Cuánto dura este bloqueo de pies y manos? ¡Diez años! Esto es, a los diez años, al político en cuestión hay que ponerle un recordatorio de la vacuna. “¿Se va a quedar diez años seguidos agarrotado?”, os preguntaréis. Pues si no se aleja lo suficiente de la caja del dinero, sí. Ahora bien, si se retira a más de un kilómetro, lo de los músculos se le pasa. “¿Pero cómo se va a retirar si no puede caminar ni siquiera a cuatro patas?”. Pues ahí viene la labor de sus asesores, para llevárselo de allí en una silla de ruedas. A los asesores, por cierto, también habría que vacunarlos, por si acaso.

¿Efectividad de la vacuna? ¡Un noventa y nueve por ciento! ¿Qué pasa entonces con el uno por ciento restante? ¿Habrá una minoría de políticos que consiga trincar algo? Es posible, pero aquí viene el otro efecto de la vacuna, que tiene dos mecanismos (¡aquí, aquí es lo de la proteína!): en ese uno por ciento de casos, es decir, en los que el político ha conseguido llevárselo crudo, la vacuna incide en una proteína que activa una enzima (¿o era al revés), que pone coloradísimo de vergüenza al político de marras, tanto que inmediatamente devuelve lo robado incluso con intereses.

Esta vacuna ha superado ya todas las pruebas y la va a comercializar el mes que viene Laboratorios Groochi. Ahora bien, si se piensan estos laboratorios que van a hacer el negocio en España, lo llevan claro. “Esa vacuna se la va a poner su tía”, le ha dicho un político a este reportero. “Si las vacunas ya experimentadas pueden tener algún efecto secundario, aunque los médicos aseguren que son muchísimos más los beneficios”, me ha dicho otro político, “cuando la vacuna es nueva se desconocen esos efectos, y habrá que esperar 30 años a que se descubran y se corrijan”, me ha dicho otro. “O sea, que nos dé tiempo a retirarnos de la política, je, je”, ha explicado un tercero.

 


1 comentarios

Si quieres opinar… tienes que ser uno de los nuestros

¡Regístrate ya! Te sentirás mejor persona, más listo y puede que más guapo. Aunque no está garantizado garantizado.

Y si ya eres del clan ficha, que no te cuesta nada…

Haz clic en tu sisterna

Publicidad

Haz clic en tu sisterna

Publicidad